Turismo espacial: ¿Un civil puede ir al espacio?

~5 min
Turismo espacial: ¿Un civil puede ir al espacio?

2021 ha sido un año ajetreado para el turismo espacial privado: en total, más de 15 civiles realizaron un viaje al espacio durante este año. En este artículo, conocerá más sobre la industria del turismo espacial, su historia y las empresas que tienen más probabilidades de convertirlo a usted en un turista espacial.

Contenido

¿Qué es el turismo espacial?

El turismo espacial es un viaje espacial humano con fines recreativos o de ocio. Se clasifica en diferentes tipos, incluido el turismo espacial orbital, suborbital y lunar.

Sin embargo, existen definiciones más amplias para el turismo espacial. Según la Guía de turismo espacial, el turismo espacial es una actividad comercial relacionada con el espacio que incluye ir al espacio como turista, ver el lanzamiento de un cohete, observar las estrellas o viajar a un destino centrado en el espacio.

Breve historia del turismo espacial

El primer turista espacial fue Dennis Tito, un multimillonario estadounidense, que pasó casi ocho días a bordo de la Estación Espacial Internacional en abril de 2001. Este viaje le costó 20 millones de dólares y lo convirtió en el primer ciudadano privado que compró su boleto espacial. Durante los siguientes ocho años, otros seis ciudadanos privados siguieron a Tito a la Estación Espacial Internacional para convertirse en turistas espaciales.

A medida que el turismo espacial se convertía en algo real, decenas de empresas ingresaron a esta industria con la esperanza de capitalizar el renovado interés público en el espacio, incluidos Blue Origin en 2000 y Virgin Galactic en 2004. En la década de 2000, los turistas espaciales se limitaban a lanzamientos a bordo de aviones Soyuz rusos y solo podían ir a la EEI. Sin embargo, todo cambió cuando los otros participantes empezaron a crecer en el mercado. En la actualidad, hay una variedad de destinos y empresas que ofrecen viajes al espacio.

Empresas de turismo espacial

Ahora hay seis empresas espaciales importantes que están organizando o planeando organizar vuelos turísticos al espacio:

  • Virgin Galactic;
  • Blue Origin;
  • SpaceX;
  • Boeing;
  • Axiom Space;
  • Space Perspective.

Mientras que las dos primeras se centran en vuelos suborbitales, Axiom y Boeing están trabajando en misiones orbitales. SpaceX, a su vez, está priorizando el turismo lunar en el futuro. Por ahora, la empresa de Elon Musk ha permitido que su nave espacial Crew Dragon sea fletada para vuelos orbitales, como sucedió con la misión Inspiration4 de 3 días. Space Perspective está desarrollando un sistema diferente basado en globos para llevar a los clientes a la estratosfera y planea iniciar sus vuelos comerciales en 2024.

Vuelos espaciales orbitales y suborbitales

Los vuelos orbitales y suborbitales son muy diferentes. Tomar un vuelo orbital significa permanecer en órbita; es decir, dar la vuelta al planeta continuamente a una velocidad muy alta para no volver a caer sobre la Tierra. Un viaje de este tipo dura varios días, incluso una semana o más. Un vuelo suborbital, a su vez, se parece más a un salto espacial: despegas, haces un gran arco y, finalmente, vuelves a caer a la Tierra, sin llegar nunca a la órbita. La duración del vuelo, en este caso, varía de 2 a 3 horas.

Aquí hay un ejemplo: un vuelo espacial lo lleva a una altitud de 100 km sobre la Tierra. Para entrar en órbita (realizar un vuelo orbital) tendría que ganar una velocidad de unos 28 000 km por hora o más. Pero para alcanzar la altitud correspondiente y volver a la Tierra (hacer un vuelo suborbital) tendría que volar a solo 6000 km por hora. Este vuelo consume menos energía, menos combustible; por ende, es menos costoso.

¿Cuánto le cuesta a una persona ir al espacio?

  • Virgin Galactic: $250 000 por un vuelo suborbital de 2 horas a una altitud de 80 km;
  • Blue Origin: alrededor de $300 000 por un vuelo suborbital de 12 minutos a una altitud de 100 km;
  • Axiom Space: $55 millones por un vuelo orbital de 10 días;
  • Space Perspective: $125 000 por un vuelo de 6 horas hasta el borde del espacio (32 km sobre la Tierra).

El precio depende del tipo de vuelo, pero recuerde que los vuelos espaciales suborbitales siempre son más económicos.

¿Vale la pena el turismo espacial?

¿Qué espera exactamente de un viaje al espacio? Además de las asombrosas impresiones, durante un viaje de este tipo puede experimentar lo siguiente:

  • Ingravidez. Tenga en cuenta que durante un vuelo suborbital solo sentirá un par de minutos de ingravidez, pero será realmente fascinante.
  • Mareo espacial. Los síntomas incluyen sudoración fría, malestar, pérdida de apetito, náuseas, fatiga y vómitos. ¡Incluso los astronautas experimentados no son inmunes a este malestar!
  • Fuerza G. 1G es la aceleración que experimentamos debido a la fuerza de la gravedad; la fuerza G que experimentan habitualmente los astronautas durante el lanzamiento de un cohete es de alrededor de 3gs. Para comprender de qué manera una fuerza G afecta a las personas, mire este video.

¿Puedo convertirme en un turista espacial?

Por ahora, la barrera más importante para el turismo espacial es el precio. Pero también los viajes aéreos fueron costosos en una época; un billete de ida cuesta más de la mitad del precio de un auto nuevo. Lo más probable es que, con el tiempo, el precio de los viajes espaciales también se reduzca. Por ahora, hay que ser bastante rico o ganar el viaje en una competencia, como lo hizo Sian Proctor, miembro de la misión Inspiration4. Pero antes de gastar miles de dólares en viajes espaciales, aquí hay un hecho adicional que quizás desee considerar.

¿Por qué el turismo espacial no es bueno para el medio ambiente?

En general, los lanzamientos de cohetes son perjudiciales para el medio ambiente. Durante la combustión de combustibles para cohetes, los motores de los cohetes liberan gases nocivos y partículas de hollín (también conocidas como carbono negro) a la atmósfera superior, lo que se traduce en el agotamiento de la capa de ozono. Piense en esto: en 2018, los cohetes productores de carbono negro emitieron aproximadamente la misma cantidad de carbono negro que emite anualmente la industria de la aviación mundial.

Sin embargo, no todas las empresas espaciales utilizan carbono negro como combustible. El cohete New Shepard de Blue Origin tiene un motor de hidrógeno líquido: el hidrógeno no emite carbono, sino que simplemente se convierte en vapor de agua cuando se quema.

La razón principal por la que el turismo espacial podría ser perjudicial para el medio ambiente es su potencial popularidad. Con la creciente cantidad de lanzamientos de cohetes, la presencia de carbono solo aumentará: solo Virgin Galactic tiene como objetivo lanzar 400 vuelos de este tipo al año. Mientras tanto, ¡el hollín liberado por 1000 vuelos de turismo espacial podría calentar la Antártida en casi 1 °C!

¿Le gustaría convertirse en un turista espacial? ¡Háganos saber su opinión en las redes sociales y comparta el artículo con sus amigos, si ha sido de su agrado!

Crédito del texto:
Crédito de la imagen:Vito Technology, Inc.
Trustpilot